Rabietas, ¿qué hacer?

IMG_1798 red

IMG_1798 redEl pasado martes, 29 de abril, nuestra tarde de crianza estuvo dedicada a las rabietas de la mano de Inma Espejo, maestra y monitora y socia fundadora de Mamasyoga. Nos reunimos un grupo de madres interesadas en cómo acompañar a nuestros hijos y nuestras hijas en estas situaciones. En esta ocasión, nos acompañaron algunas mamás de la asociación Criar con Apego, que tanto apoyo nos da en asuntos de lactancia.

Comenzamos la charla presentándonos todas al mismo tiempo que compartíamos unas ricas galletas e Inma nos advirtió de que no tenía la solución mágica para las rabietas, que en esto, como en otros ámbitos de la crianza y la educación, no existían recetas y cada una tenía que encontrar su propio camino para acompañar a cada hijo y cada hija, pues cada uno de ellos era único y especial.

A continuación, comenzamos a reflexionar sobre lo que era una rabieta, para concluir que era una necesidad o deseo del niño o la niña que se enfrentaba a la necesidad o el deseo de los padres y las madres. Inma planteó una dinámica muy interesante donde observamos varias fotos de niños y niñas con rabietas y teníamos que pensar sobre qué había causado la rabieta, cómo se sentiría el niño o la niña y qué podíamos hacer. Llegamos a la conclusión de que normalmente el problema lo creamos los papás y las mamás, ya que los niños y las niñas están en una etapa evolutiva en que necesitan afirmar su identidad y, como no tienen aún herramientas para hacerlo de un modo sereno, como un lenguaje desarrollado, capacidad de razonamiento, etc., estallan emocionalmente cuando no pueden hacer lo que desean. Por tanto, lo importante es ponerlos lo menos posible en situaciones que sabemos que no se corresponden con lo que necesitan y que les van a hacer sentir mal y tener claro que nunca lo hacen por fastidiarnos o por quedar por encima de nosotras. Un ejemplo de esto podía ser cuando queremos que compartan sus juguetes con otros niños y otras niñas cuando nosotras, como adultos, hay cosas que nunca compartiríamos, como el móvil o el coche.

También hablamos de la escucha, de lo importante que es observar a los niños y las niñas y entender sus necesidades para cambiar lo necesario dentro de nuestra familia y equilibrar los deseos y necesidades de todos y todas.

Por otro lado, Inma puso énfasis en que un niño enrabietado lo que normalmente necesita es cariño, amor, comprensión aunque lo que despierte en nosotros y nosotras sea ganas de gritar como él, nos enfade y nos podamos poner agresivos y agresivas. Compartimos situaciones en que habíamos perdido los nervios con nuestros hijos y nuestras hijas y coincidimos en la necesidad de disculparnos tras lo sucedido y de estar siempre en un camino de crecimiento personal que nos lleve a saber controlarnos cada vez más en estas situaciones para responder amorosamente. Este compartir fue muy terapéutico porque sentimos que todas nos equivocamos a veces y que no sirve de nada sentirnos culpables con lo que hayamos hecho sino mejorarlo y seguir adelante ya que esto de la crianza no es un camino recto sino que va adelante y atrás. También hablamos de cómo, si no nos paramos a pensar, tendemos a reproducir el modelo de nuestros padres y nuestras madres, que por lo general era demasiado severo pero que tampoco era cuestión de irse al otro extremo y no poner límites a los niños y a las niñas. Coincidimos en que esta forma de educar que estamos poniendo en práctica no tiene muchos antecedentes y, en cierta medida, es algo que estamos creando con nuestro hacer y por eso es tan difícil y nos viene tan bien compartir.

Hablamos también de la importancia de cuestionarnos las normas que tenemos en casa y reducirlas sólo a las realmente importantes y de entender que los niños y las niñas viven en el presente y no ponerles normas pensando en el futuro pues no lo entenderán. En este sentido, surgió la necesidad de hacerse la pregunta, ¿esto por lo que estoy peleando con mi hijo o mi hija hoy será realmente importante dentro de diez años?

Y así terminamos una hermosa tarde de compartir y reflexionar. La última semana de este mes nos volvemos a reunir para aprender sobre alimentación saludable y vegetariana. Próximamente tendréis más información, ¡os esperamos!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *