Una dosis de Verde. Senderitos.


manos margaritasHacer silencio, buscar huellas y rastros de animales, planeos de aves rapaces señaladas por el dedo de mi padre. “Los gnomos andan cerca -decía mi madre-, aquí están los farolillos con los que se alumbran de noche. Descansos, cabañas, huevos duros y naranjas peladas con navaja. Andar, subir, bajar y “respirar a pleno pulmón, la brisa marina que viene del fondo del mar…”  Y un sin fin de recuerdos y emociones, de disfrute inocente y estimulante de infancia, compartiendo Naturaleza con familia y amigos. Hoy, soy yo la madre que señala con el dedo y que recrea magia para la niña, revivo con intensidad en cada salida al bosque o al campo, el placer infinito y la felicidad absoluta de mi niñez. Disfruto de observar el brillo en los ojos y la energía infantil cuando conectan, desde el amor, con la tierra, los bichos, el sol, la humedad, “olores y colores de verdad”, con la libertad de movimiento, con un todo perfecto.


En MAMASYOGA, creamos Senderitos, un espacio de encuentro familiar que  pretende acercar a los niños y niñas a la Naturaleza, que persigue conectarnos con lo auténtico, con el lugar donde niños y niñas deberían pasar la mayoría de su tiempo, jugando sin horarios, ni límites y experimentando con los elementos.amapolas

amapolasRichard Louv, autor del libro ‘El último niño en el bosque’, habla de lo que él denomina “trastorno por déficit de naturaleza”. Nos cuenta que no se trata de una enfermedad en sí misma, pero sí de una carencia que según el autor agrupa un conjunto de dolencias como la depresión, el estrés, el déficit de atención-hiperactividad o la ansiedad. En este sentido, la ‘vitamina N’ de naturaleza es esencial para el desarrollo saludable de la infancia, tanto a nivel físico como emocional, es nutritiva. Siguiendo el planteamiento de esta corriente de retorno a la naturaleza y las ventajas de las que podemos disfrutar en familia, Heike Freire, psicóloga y filósofa, especializada en la innovación educativa, autora entre otros de “Educar en verde. Ideas para acercar a niños y niñas a la naturaleza”, cuenta en una entrevista para “Mujer de Hoy” que además de conseguir una infancia más divertida y sana, la relación frecuente y directa con la Naturaleza, aporta a la infancia:

prado

  1. Los niños y niñas tienen más facilidad para concentrarse después de pasar tiempo en la naturaleza.
  2. Cuando disponen de vistas y contacto con el mundo natural, puntúan más alto en los test de concentración y auto-disciplina. A más verde, mejores resultados.
  3. Los niños que juegan con regularidad al aire libre desarrollan más sus habilidades motoras de coordinación, equilibrio y agilidad, y caen enfermos con menor frecuencia.
  4. Cuando pasan tiempo en espacios naturales, despliegan un juego más variado, imaginativo y creativo lo que les ayuda a desarrollar el lenguaje y las habilidades de cooperación.
  5. La naturaleza mejora el desarrollo cognitivo ampliando la auto conciencia, la capacidad de razonamiento y de observación.
  6. El mundo natural minimiza el impacto del estrés en la vida de los niños y les ayuda a enfrentar la adversidad.
  7. El juego en un entorno natural reduce o elimina por completo los problemas de acoso.
  8. La naturaleza ayuda a los niños a desarrollar su capacidad de observación, su creatividad y les proporciona una sensación de paz y unidad con el mundo.
  9. Las experiencias tempranas en el mundo natural se han relacionado con el desarrollo de la imaginación y de la capacidad de maravillarse. Esta última es un factor decisivo en la motivación, a lo largo de toda la vida.
  10. Los niños que juegan en la naturaleza tienen sentimientos más positivos sobre sí mismos y los demás.
  11. Los entornos naturales estimulan la interacción social entre los niños.
  12. Estar al aire libre desarrolla un sentido de independencia y autonomía.
  13. Jugar fuera estimula todas las capacidades infantiles mucho más que los espacios cerrados.
  14. El contacto cotidiano y las oportunidades de juego en la naturaleza, con unos valores éticos positivos, hacen crecer en los más pequeños un sentimiento de amor y  armonía con el mundo.
  15. Los niños a quienes no se les permite ejercer su derecho al aire libre, pueden desarrollar actitudes biofóbicas y constituir una generación futura que no estará interesada en la ecología ni en la responsabilidad humana de cuidar y preservar la tierra y su diversidad.

Leer más:  Heike Freire y las ventajas de “educar en verde” — Mujerhoy.com —  http://www.mujerhoy.com/ser-madre/educar/educar-verde-heike-freire-712362022013.html#VzW1AITM7yMdov1Y

Un texto de Aída Pastó, psicóloga infantil y socia de Mamasyoga.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *