Parto respetado

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El pasado viernes 28 celebramos nuestra última tertulia de este curso sobre parto respetado. Ahora hacemos un paréntesis debido al verano y nuestra tertulia de crianza mensual volverá en el mes de septiembre.

En esta ocasión, fue nuestra socia Laura, mamá de Gael, de dos años, quien se encargó de romper el hielo con su introducción. Ella definió el parto respetado como aquel en que se tienen en cuenta los deseos y los ritmos de la madre. Esto supone que hay poca o ninguna intervención médica, sólo aquella que está muy justificada por el riesgo en la salud de la mamá o el bebé. Por tanto, si queremos un parto respetado, lo mejor es buscar un hospital que tenga un protocolo de baja intervención o decantarse por parir en casa.

También destacó la importancia de estar informadas de cómo funciona el parto, de aquellas cosas que podemos solicitar y de aquellas otras que no nos deben hacer. Debemos conocer los derechos que tenemos, como el derecho a presentar un plan de parto donde expresemos nuestros deseos. También es importante estar preparadas física y mentalmente para lo que, además de la buena alimentación y el mantenerse en forma, el yoga es una herramienta fundamental para mantenernos centradas en nosotras mismas, en nuestro ritmo y necesidades.

Una vez que llega el momento del parto y aunque hayamos entregado un plan de parto, Laura destacó la necesidad de comunicarse constantemente con el personal que nos atienda para darle a conocer nuestros deseos, siendo comprensivas con el trabajo que están desarrollando pero no dejando de ser por ello asertivas con respecto a lo que queremos.

También destacó que no debemos identificar parto respetado con parto vaginal pues un parto por cesárea puede ser muy respetado si la cesárea está totalmente justificada por riesgo de la mamá o el bebé y no ha sido provocada por una excesiva intervención médica, mientras que un parto vaginal rápido puede ser poco respetado si el personal no te trata con delicadeza.

Laura terminó su intervención con su propio relato de parto respetado. Ella se quedó mucho tiempo en casa hasta estar segura que había dilatado bastante y se acercaba el momento del expulsivo y, una vez que llegó al hospital, le fueron preguntando por lo que quería y sintió que podía intervenir en el proceso, que es la esencia de un parto respetado.

A partir de este momento se estableció una animada tertulia donde se pudieron escuchar otros relatos de partos y se trataron otros aspectos. Se destacó la importancia de construir confianza en nosotras mismas, de estar segura de que vamos a poder, de no tener miedo. En este sentido, no es tan importante el médico o el hospital que eliges, si tenemos claro que el parto es cosa nuestra o de nuestro bebé aunque puede ayudarnos rodearnos del ambiente que más nos ayude a fortalecer esta confianza. En este sentido, se destacó que parir en casa es el único parto que te garantiza completamente que se va a respetar tu ritmo, pues en casa no hay tiempo, ni prisas y la matrona que te atiende está sólo para ti y puede esperar todo el tiempo que necesites.

También hablamos de cómo nos había servido el símil que nos comparte María, nuestra profesora de yoga, con respecto a las contracciones, que deben ser como olas a las que no te debes resistir sino aceptarlas y dejarte llevar por ellas, dejar que te suban, te revoleen y te bajen, porque son el camino que te acerca a tu bebé. Esto ayuda mucho a que no sean tan dolorosas.

Luego se trataron algunos de los derechos que tenemos y que podemos recoger en los planes de parto como el derecho a permanecer con nuestros bebés todo el tiempo, incluso aunque el parto sea por cesárea, pues no hay necesidad de separarlo de nosotros por ninguna prueba médica o lo absurdo de la maniobra de Kristeller, que a pesar de su ineficacia y de sus peligrosos efectos secundarios, se sigue practicando en algunos hospitales. Compartiremos algunos planes de parto por aquí, para que las futuras mamás tengan idea de lo que pueden pedir en ellos.

Terminamos destacando la importancia de lo que viene después del parto. Durante el embarazo estamos muy centradas en el parto y aunque en la educación maternal nos explican cosas de después, no las tenemos muy en cuenta. Sin embargo, el puerperio y el cuidado del nuevo ser pueden ser bastante confusos y complicados y es importante prepararse también para eso. Por suerte, Mamasyoga intenta ofrecer este apoyo para la crianza, compartiendo experiencias y resolviendo dudas en nuestras tertulias y a través de nuestra lista de correo, por lo que podéis contar con nosotras.

Y con esto nos despedimos hasta septiembre, cuando retomaremos las tertulias de crianza. ¡Nos vemos en la primera tertulia del curso!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *