El destete 3

59669_266458070143685_896334471_n

59669_266458070143685_896334471_n

El pasado 19 de abril celebramos nuestra tertulia de crianza, dedicada al destete en esta ocasión. La tertulia se adelantó al tercer viernes de mes puesto que el último fin de semana hemos tenido nuestra asamblea anual de socias. En esta ocasión, la asistencia no fue tan nutrida como en otras pero casi todas las mamás que vinieron (y algunos papás) estaban inmersas en procesos de destete que enriquecieron mucho la conversación.

La introducción corrió a cargo de Noelia, socia fundadora de Mamasyoga y mamá de Noelia, de tres años, que tuvo un destete muy respetuoso. Ahora está esperando a su segunda hija, Mar. Aída, la presidenta de Mamasyoga, colaboró con Noelia, pues también ha destetado durante el día a su hija Ángela de tres años.

Noelia comenzó destacando que el destete es un proceso natural como aprender a comer, andar o controlar esfínteres y que, por tanto, si estamos cansadas, no debemos sentir culpa por acelerar este proceso natural, que empieza en el momento en que comenzamos a introducir al bebé otros alimentos distintos a la leche materna. Y para no sentir culpa, es fundamental tener claro que la razón por la que destetamos parte de nuestra iniciativa y no tiene que ver con presiones externas a nosotras.

A continuación, nos compartió algunas estrategias útiles para destetar como no hacerlo coincidir con otros momentos estresantes para el niño o la niña (la incorporación a la escuela infantil, por ejemplo); hacerlo de forma gradual, eliminando tomas progresivamente; no ofrecer el pecho pero tampoco negarlo aunque sí intentar entretener al peque cuando pide teta. Con respecto a esta última estrategia, Noelia nos compartió que a ella le sirvió mucho no poner a su hija en situaciones en las que sabía que iba a pedir teta e intentar adelantarse a su demanda, empezando a desviar su atención antes de que pidiera teta. También nos compartió que era importante no separarse físicamente del niño o de la niña y estar de acuerdo con el padre en el momento y las estrategias a seguir para que nos apoye. Destacó que no había ningún problema en dar marcha atrás, si el peque enfermaba, por ejemplo. Por último, dio algunas indicaciones básicas sobre el cuidado del pecho como cuidar de que no se endurezca, extrayendo leche si es necesario para evitar una congestión (pero cuidando siempre de extraer lo mínimo para que la extracción no nos haga producir más leche). Por último, destacó cómo no teníamos que tener miedo a perder la relación de apego con nuestros peques si destetábamos pues ésta no se veía en absoluto afectada por este proceso.

Aída completó las indicaciones de Noelia con la excelente información que el grupo de apoyo a la lactancia Alba tiene en su página web.

Tras esto tanto Noelia como Aída nos contaron sus experiencias de destete. Noelia destetó a su hija primero por la noche, alrededor del año, porque estaba muy cansada, usando el programa padre, que consiste básicamente en que el padre atienda a la bebé cuando se despierta por la noche. Unos meses más tarde la destetó también de día. En su caso, funcionó sustituir las tomas por comida a parte de las estrategias ya comentadas.

Aída comentó cómo había destetado a Ángela de día con algo más de dos años pues le resultaba muy incómodo amamantarla en público. Primero le explicó que no podía darle teta en la calle y, más tarde, como empezó a mamar mucho en casa, le dijo que la teta sólo se tomaba en la cama y hasta hoy continúa mamando tanto en la siesta como en la noche. También le funcionó sustituir las tomas por comida además de contar con la colaboración del padre y la abuela. En tres o cuatro días, Ángela se acostumbró a las nuevas reglas.

A partir de aquí, diferentes  mamás que habían destetado compartieron su experiencia mientras otras que habían iniciado o estaban pensando en iniciar el proceso planteaban sus dudas. Fue así como algunas mamás comentaron cómo en sus procesos de destete habían ido eliminando tomas sin la necesidad de sustituir por comidas aunque en algunas ocasiones, por ejemplo para dormir, los peques necesitaron manosear el pecho aunque no mamaran.

Se destacó la importancia del convencimiento interior sobre la necesidad de destetar para evitar conflictos durante el proceso que pueden hacernos el destete muy duro a las madres y convertirlo en un proceso muy largo. Por otra parte, es importante saber escuchar a nuestro hijo e hija y saber cuando necesita ir dependiendo menos del pecho para irle dando los empujoncitos que necesita. En estas dos cosas, el conocimiento interior y la escucha al hijo o la hija, se destacó la herramienta tan valiosa que era el yoga.

También se mencionó que ayudaba el hecho de concebir la lactancia no sólo como un derecho del peque sino que debe ser fruto de la negociación entre la mamá y su hijo e hija y estar sometida a unas normas claras como cualquier otro aspecto de la relación entre los dos. Y, por otra parte, también es fundamental confiar en el padre, en que cuando comparte con nosotras con mucha intensidad el destete, por ejemplo en el programa padre, sabemos que aunque nuestro bebé llore, está bien atendido por él.

Ana, secretaria de Mamasyoga, y mamá de Salma, de tres años y medio y Daniel, de un año, nos ofreció una experiencia valiosa puesto que siguió amamantando a Salma durante el embarazo y la destetó una vez nacido Daniel, cuando estaba agotada llevando las dos lactancias adelante. Nos compartió cómo le había explicado que Daniel necesitaba la teta porque no podía comer mientras ella tenía un montón de privilegios por ser mayor, como comer cosas que Daniel no podía probar.

Y así terminó una tarde de viernes más en la que compartimos preocupaciones, dudas, experiencias, trucos… para criar a nuestros hijos e hijas respetando sus necesidades y ritmos pero también respetándonos a nosotras mismas.

¡Os esperamos en la próxima tertulia el viernes, 31 de mayo!


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 Comentarios en “El destete

  • laura

    Hola a todas, lo primero muchas gracias por vuestra tertulia, creo que es muy necesaria.
    Quería comentaros a raiz de aquel día, mi proceso de destete con Lara, de 2 años y 4 meses.. que se terminó en sólo un par de dias..!! creo que fueron muchas las aportaciones vuestras que me llegaron y que pude utilizar..pero en mi caso yo destacaría varias..
    lo primero el concepto del destete como parte de un ciclo natural, que no tiene por qué vivirse como un duelo por parte de ambos..en alguna parte de mí si había duelo por dejar ésta etapa con mi hija….internamente me dí cuenta de esto y lo asumí y también observé que al hacerlo encontré la firmeza, pero también la dulzura que necesitaba para negarme a darle cuando me dolía tanto..la verdad es que fue mucho más fácil de lo que pensaba..la primera noche lo cambió por cuentos…aunque tuve que estar casi 1 hora me sentí muy feliz.. y ella no lloró en absoluto.! cuando se levantó por la mañana , aquel día no pidió, se le olvidó..bajó a desayunar y así siguió el día..sólo me dijo..” mamá, quieres jugar conmigo?” y yo acepté encantada, claro.La noche siguiente también pidió cuentos y así siguió la cosa..sólo hubo un día que me pidió por la mañana, porque se despertó en mi cama..lloró un poquito cuando le dije que no, pero, la cogí en brazos, la acaricié, ella tocó la tetita( le dijo” hasta luego, tetita”) le conté otra historia y en menos de un minuto estaba contenta otra vez..he de decir que a mi hija le apasionan los cuentos..y yo estoy gran parte del día inventando historias para ella..eso me lo ha puesto más fácil..todos los niños tienen algo que les apasiona..otras veces que se hace daño o se siente triste pide aupa y también es sencillo, pone su cabeza en mi pecho y esto ya la consuela suficiente.Lo increible es que ya apenas se acuerda de ella..a veces les dice ” hola, tetitas, estais ahi?”las toca y asi se queda la cosa.No imaginais lo increible que me parece ahora..cuando hace 3 meses estaba tomando a cada momento.. aunque las ultimas semanas ya sólo la quería para dormir y en las siestas.Con todo esto he llegado a la conclusión de que , en nuestro caso, era yo la que estaba más enganchada que ella.. ahora,nuestro vínculo es todavía más fuerte, me abraza por la noche..y ha empezado a decirme ” te quiero mamá”.También tenía miedo del cambio me parecía que la teta era la muestra de amor supremo..pero he visto que el amor materno no tiene límites..hay tantas expresiones de afecto que ellos entienden..en fin muchas gracias a todas y ánimo a las que estais en el proceso!

  • Mamasyoga Autor

    Muchísimas gracias por compartir tu experiencia y felicidades por ese destete de lujo, pausado, respetuoso y en el justo equilibrio entre yu hija y tú.
    Vuestra historia nos enriquece y seguro que forma parte de esta cadena de apoyo y guía que vamos haciendo con nuestras experiencias en la crianza.
    De nuevo gracias y enhorabuena a las dos!!!

  • ana

    Enhorabuena Laura! Recuerdo cuando hablaste en la tertulia. Es increíble con las dudas y el temor que tenias y que bien lo has hecho, y Lara, esa pequeña gran maestra que te ha entendido perfectamente. Me alegro mucho por las dos y ahora a empezar de nuevo con tu bebe! Un fuerte abrazo.