Estereotipos de género desde la barriga 1

nino-azul-nina-rosa1

princesita machote¿Qué pensáis sobre esta imagen y la calificación que las acompaña? de forma inconsciente, y desde antes de nacer encasillamos a la personita que viene al mundo en uno de estos dos compartimentos,  haciéndola cargar con el peso del rosa o el azul, y recibiéndola con un pesado paquete, “el estereotipo”.
 El estereotipo de género es el conjunto de creencias compartidas socialmente acerca de las características que tenemos hombres y mujeres, los adquirimos a través del aprendizaje, interviniendo factores culturales como la familia, la escuela, los medios de comunicación… y se suelen aplicar de forma indiscriminada a todos los miembros de uno de estos grupos. En el estereotipo femenino englobamos creencias tales como que las mujeres son emocionales, débiles, sumisas, dependientes, comprensivas, cariñosas y sensibles a las necesidades de los demás. No obstante, esto no quiere decir que en realidad lo sean, tan sólo que tienden a ser percibidas de este modo. Por otra parte, según el estereotipo masculino, los hombres son duros, atléticos, dominantes, egoístas, agresivos, competitivos y con tendencia al liderazgo. Sin embargo, esto tampoco se corresponde necesariamente con la realidad, sino que se trata de una percepción generalizada. Volvamos a la imagen para comprobar como el mismo bebé vestido de azul o rosa acerca a nuestro pensamiento un calificativo distinto.
Hace unos días, esperando turno para hacerme unos análisis, presencié  una conversación entre una pareja que estaba sentada y la llegada de una conocida embarazada (joven, de unos 24 años), se saludaban y a la pregunta sobre el sexo del futuro bebé, la mamá respondía que sería un niño, “estoy muy contenta,  a mí no me gustan las niñas, son todas unas repelentosas y no la soportaría”, “sí, a mí también me gustan más los niños”, respondió la amiga. Horrorizada, entré a  que una atlética y poco cariñosa enfermera me sacara sangre.
Como mamá, trato de que mi hija no viva y se proyecte dentro de la censura del estereotipo de género que se le asigna, y matizo sus insistentes apreciaciones sobre las cosas que son solo de niñas y las que son solo de niños, los colores, juguetes y accesorios que les gustan y están permitidos a unos y  a otras. Tiene 3 años y ya divide el mundo en rosa y azul, no soy la principal transmisora de este estereotipo, pero a las niñas y niños los educamos todos y reciben mucha información sesgada del entorno.

nino-azul-nina-rosa1
 Paso a paso pongamos nuestros granos de arena, tratemos de que nuestros hijos e hijas entiendan que muchas de esas creencias no tienen sentido y nos limitan, y para ello, somos nosotras, las mamás, los papás, sus maestros y maestras quiénes tenemos que liberarnos del estereotipo de género que transmitimos y con el que nos relacionamos con las niñas y niños, poniendo fronteras a lo que serán.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Un comentario en “Estereotipos de género desde la barriga

  • Inma

    Aun nos queda un largo camino para que esos estereotipos que la sociedad ha decidido que se asignen a lo femenino o masculino cambien. Nosotras como madres tenemos un trabajo precioso para que nuestros hijos vayan decidiendo lo que les gusta o no ,ya sea rosa o azul, coche o pony y a pasitos pequeños subiremos largas escaleras, de eso estoy segura.