Lactancia y puerperio 1

IMG_0139

El pasado 30 de noviembre celebramos la segunda tertulia de crianza de Mamasyoga, dedicada a lactancia y puerperio en esta ocasión. Contamos con una nutrida asistencia, ¡el lugar se nos quedó un poco pequeño! Además de un buen número de mamás, contamos con muchos peques, desde los quince días hasta los tres años, y con ¡ocho papás! que enriquecieron mucho la tertulia con sus preguntas y experiencias.

En esta ocasión, Ana, socia fundadora de Mamasyoga, fue la encargada de introducir la tertulia. Ana es mamá de Salma, de tres años y de Daniel, de siete meses, ha amamantado a ambos y, además, su interés por la lactancia materna le ha llevado a formarse en el tema asistiendo a diferentes cursos y formando parte de distintos grupos de apoyo a la lactancia. Aunque, como quedó aclarado al principio de la charla, en Mamasyoga no hay asesoras de lactancia, simplemente somos un grupo de madres, con experiencia en lactancia materna, que ponemos nuestra experiencia a disposición de otras madres. Después de destacar la importancia de contrastar las fuentes en las que buscamos información sobre la lactancia y de recomendar vehementemente que, en el caso de tener problemas con la lactancia, se busque ayuda especializada en las asesoras de lactancia antes de abandonar, Ana fue desgranando las 10 claves de la lactancia materna de la Liga de la Leche, intercalándolo con su experiencia personal con Salma, con quien ha tenido lactancia materna tres años, con un solo pecho, por un problema de obstrucciones en el otro, y con Daniel, con quien tuvo lactancia materna exclusiva hasta los tres meses cuando pasó a la lactancia mixta, precisamente por un puerperio duro.

Ya durante la intervención de Ana la tertulia comenzó a cobrar vida y se sucedieron las intervenciones de los asistentes. Surgieron las numerosas dudas que las mamás tenemos sobre si el bebé se alimenta bien con el pecho, especialmente en torno a los tres meses, cuando casi todos los bebés, una vez que han cogido el ritmo, de repente empiezan a soltar el pecho enfadados como si se quedaran con hambre y, encima, muchos hacen caca con menos frecuencia lo que nos hace pensar que se están quedando con hambre. Son las conocidas crisis de crecimiento en que el bebé tiene que aumentar la producción y, para eso, necesita ponerse más al pecho y por eso se queja más para que lo pongamos.

Se destacó que la lactancia es una cuestión de confianza, pues todas las madres tenemos suficiente leche para amamantar a nuestros peques y, si tenemos confianza en esto, cuando el bebé llora, no pasa por nuestra cabeza que no tengamos suficiente leche o que se esté quedando con hambre y necesite leche de fórmula, sino que lo volvemos a poner al pecho, estimulando con esto la producción. Esta confianza puede desarrollarse leyendo sobre lactancia durante el embarazo y compartiendo con otras mamás que amamantan con éxito.

Se plantearon dudas con respecto al chupete. La recomendación es no introducirlo en el primer mes de vida, para que el bebé no se confunda y rechace el pecho por ello, pero si el bebé se engancha bien y el chupete es útil para los padres, tampoco es una regla fija.

Gracias a la intervención de Sebastián, futuro papá de una linda pequeña que dará a luz Mónica, caímos en la cuenta de que nadie había explicado lo que era el puerperio. Entre todas fuimos comentando como es ese período que se inicia tras el parto, que tiene una parte física que supone recuperar el estado fisiológico anterior al parto pero tiene otra parte psicológica, emocional o espiritual, que está marcada por el fuerte vínculo que establece la madre con el bebé y cuya duración es variable en cada mujer. Este período a veces está marcado por un estado de melancolía que hace que la mamá esté triste y, en otros casos, por un estado de irritabilidad y de accesos de ira.

Como la pregunta la hizo un papá, esto dio pie a comentar cuál debía ser el papel del padre en este período. Se utilizó la metáfora de la columna, para explicar que el papá debe ser el apoyo de la madre, nutriendo su confianza en momentos en que múltiples dudas van a asaltarla. También la metáfora de los sacos de boxeo, en el caso de aquellas mamás que se vuelven irritables y están todo el día enfadadas y gritando. También se mencionó la metáfora del puzzle o del tetris. Cuando nace un bebé hace saltar las piezas de la convivencia de una pareja, que estaban perfectamente encajadas, y pasa un tiempo hasta que todo vuelve a encajar de nuevo. Comentamos la necesidad de dejar que la mamá se encargue del bebé y que el papá se encargue de todo lo demás (la casa, la cocina, las visitas, etc) ya que en estos primeros momentos los bebés necesitan sobre todo de sus madres.

Se plantearon dudas con respecto al mantenimiento de la lactancia una vez que debes incorporarte al trabajo a tiempo completo después de las dieciséis semanas de baja. Algunas mamás compartieron experiencias en las que se dejó leche materna al bebé, que se puede administrar en biberón, cuchara o vaso, y se pudo continuar con la lactancia una vez que se incorporaron a trabajar, compensando el tiempo que estaban separadas de sus bebés con una lactancia más intensiva el tiempo que estaban juntos. Estas dudas dieron lugar a proponer una próxima tertulia sobre este tema, para tener más tiempo de explicar cómo extraer leche, almacenarla, conservarla y administrarla al bebé.

Se planteó qué se podía hacer si el pecho molestaba, había grietas, cómo saber si se enganchaba bien el bebé… Entre todas comentamos cómo a muchas mujeres el pecho les molestaba y les dolía en estos primeros meses pues la succión continua del bebé te dejaba el pezón “pelado” y eso siempre originaba escozor y molestias. Para esto, sirve ponerte un poco de leche en el pezón, usar cremas como Purelan 100 que alivian las molestias, dejar el pecho al aire, usar conchas de lactancia para que no te roce la ropa… También hablamos sobre la importancia de acudir a grupos de apoyo con asesoras de lactancia para que comprueben que el agarre es bueno y la postura correcta para prevenir grietas y otros problemas.

Tuvimos la suerte de contar con la presencia de Sonia que nos contó una bonita historia. Ella dejó de dar el pecho a Sergio poco después de nacer. Un mes y medio después, mientras estaban en la cama, Sergio se enganchó al pecho casualmente. Eso la estimuló para intentarlo otra vez y, con la ayuda de un tratamiento para estimular la prolactina y un relactador, hoy en día Sergio disfruta de la lactancia materna y sólo toma leche de fórmula mientras su mamá está trabajando.

María aprovechó para destacar la importancia de ese trabajo interno que hacemos en estos procesos, con nuestra pareja, y como eso es un legado que estamos dejando en nuestros bebés. También nos compartió como en esto de la crianza no hay recetas, que los libros y la información son herramientas que nos dan pistas pero cada familia debe encontrar su propio camino.

Las últimas intervenciones estuvieron relacionadas con el papel de nuestras madres, que la mayoría no habían amamantado pues les toco la época de los diez minutos de teta cada tres horas que acababa con cualquier lactancia y bajas maternales tan cortas que era difícil mantener la lactancia tras ellas. Se planteó cómo muchas veces no recordaban lo que ellas mismas habían hecho y te dan consejos que ellas no siguieron y también cómo muchas veces no apoyaban la lactancia al vernos cansadas y exhaustas todo el día con el bebé al pecho porque interpretaban que debían protegernos y nosotras sufríamos así.

La tarde terminó planteando posibles temas para próximas tertulias como el sueño de los bebés o actividades para  hacer con los bebés pequeños. Fue una agradable tarde donde todos y todas compartimos estas diversas experiencias, ¡muchas gracias por vuestra generosidad!


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Un comentario en “Lactancia y puerperio

  • Aída

    Gracias por este magnífico resumen de la segunda tertulia de crianza de Mamasyoga. Como siempre un placer compartir la tarde, que resultó enriquecedora y cálida, con vosotras y vosotros. Felices Fiestas, nos vemos el último viernes de en enero, seguro que con otro tema con tirón. Como las tertulias están vivas, sí os animáis, proponed por aquí de qué os gustaria que tratara la siguiente. Besos.