Cuando la lactancia mixta es la solución 7

Mama con ..

Hace un mes y medio mi vida dió un giro de 180 grados cuando, una vez más, tuve que tomar una difícil decisión que supuso romper de nuevo con una serie de valores e ideas sólidamente formadas en mi mente.  Esta decisión fue adoptar la lactancia mixta como la forma más apropiada de alimentar a mi bebé de 3 meses.

Yo siempre me he considerado una mujer bastante tolerante y comprensiva, y desde que soy madre creía que lo era especialmente con otras mamás.  Pero ahora me he dado cuenta de que no es así; ahora entiendo algunas cosas que no entendía antes.

He de confesar que cuando me quedé embarazada de mi primera hija hace ahora casi cuatro años, en ningún momento me planteé darle el pecho. Hasta que una persona me preguntó que por qué y al no saber qué contestar pues empecé a informarme.

Mi sensibilidad hacia la lactancia materna no ha sido fácil. Se ha construido a través de muchas lecturas, empezando por el clásico sin dejar de ser maravilloso Un regalo para toda la vida de Carlos González, y pasando por diversos estudios, artículos científicos, otros de opinión, etc, acerca de los beneficios de la lactancia materna. Hasta tal punto estaba a favor de dar el pecho a mi hija mayor que los primeros seis meses de lactancia fueron un auténtico calvario: conductos bloqueados frecuentemente, grietas, depresión posparto, presiones familiares para que diera el biberón, ¿qué os voy a contar? Pero los momentos en que todo iba bien eran tan maravillosos y gratificantes que pude con todo y hasta el día de hoy que mi hija tiene casi 3 años sigue tomando pecho.

Después llegó mi segundo hijo y claro, me dispuse con toda determinación a hacer lo mismo en cuanto al pecho, pero incrédula de mí, mis circunstancias personales cambiaron. De nuevo empezó a rondarme la tristeza, la soledad, los cambios de humor, el cansancio, el estrés…, y todo esto unido a que tenía que atender, no solo a mi bebé recién nacido, sino a mi hija de 2.5 años! Como hice con mi primera hija, decidí aguantar como pude, llorando en silencio, pensando en silencio y haciéndome la supermamá. Este cúmulo de sentimientos acabó afectando a mi bebé el cual poco a poco empezó a bajar de peso, muy lentamente, pero sin pausa. Después de hablar con tres pediatras y dos asesoras de lactancia empecé a plantearme la lactancia mixta. Una gran crisis volvió a asomar porque ¿cómo hablar sobre un tema que yo sé que es un tabú entre la mayoría de las defensoras de la lactancia materna? Así que empecé a investigar por mi cuenta y a meterme en foros, hablar con mamás que alimentan a sus bebés con lactancia mixta o incluso artificial para informarme de cómo sería la mejor manera de hacerlo.

Entonces comprendí todo. Yo, que cuando veía a una madre alimentando a su bebé con biberón pensaba ¿pero por qué no le da el pecho? ¿Por qué le hace eso a su bebé? Ahora entiendo que detrás de muchas de estas mujeres puede haber una historia de incomprensión, cansancio, depresión, soledad…, veinte mil causas que puede que la hayan llevado a dar un paso así.

Lo más duro fue cuando se me ocurrió compartir lo que me estaba pasando con algunas de mis amigas y asesoras de lactancia. Fue muy duro porque me sentí tremendamente culpable de querer dar a mi bebe un biberón. Porque en ellas ví un reflejo de lo que yo era; y no me gustó nada lo que ví. Una terrible incomprensión y falta de tacto a la hora de hablar el tema.

Ahora me he dado cuenta de que muchas de las mamás (incluida yo) y asociaciones que defendemos la lactancia materna nos hemos convertido en “talibanas de la lactancia materna”. No entendemos que hay otras mamás que tienen una manera diferente de alimentar a sus bebés sin por ello significar que los quieran menos. Algunos de los consejos que recibí al plantear la lactancia mixta fueron: “pues es que lo que necesitas es dormir”, “pues es que estás estresada, aliméntate bien”, “pues deja a tu hija con algún familiar”, “pues que tu marido limpie y cocine”, “pues es que es normal”, “aguanta”, etc.  ¿Y qué pasa si no se puede? Porque sí, a veces no se puede.

Yoga significa unión. Su práctica me ha enseñado a buscar mi equilibrio, ese punto medio en el que me siento cómoda y en el que todo a mi alrededor fluye de manera tranquila y maravillosa, incluido mi hogar y la gente que me rodea. La maternidad me ha ayudado a ser más comprensiva y respetuosa con los demás, especialmente con otras mamás a las que yo juzgaba antes de ser madre. Ahora las entiendo porque ser madre no es fácil.

La unión del yoga y la maternidad es MAMASYOGA. Entre nosotras hay mamás que han optado por la lactancia materna, otras la mixta e incluso la lactancia artificial.  Todas y cada una de ellas tiene una historia que contar y lo ha hecho por algún motivo, porque en la búsqueda de ese equilibrio, ese punto medio, es lo que mejor se adaptaba a sus circunstancias.

La lactancia mixta me ha ayudado a crecer y a ser mejor madre tanto para los míos como para las mamás que se acerquen a mí pidiendo que las escuche y algo de comprensión.  Porque a veces eso es lo único que necesitamos, menos consejos y más comprensión.  Aunque ahora también puedo aconsejar acerca de la lactancia mixta, algo que ya hacía antes sin tener ni idea de lo que era!

Quiero dar las gracias a Lidia por sus consejos y compañía… a pesar de ser otra “talibana de la lactancia materna”.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

7 Comentarios en “Cuando la lactancia mixta es la solución

  • Aída

    Eres una mujer sabia y empática, con una gran capacidad de aprender y de reflexionar sobre si misma. Las mamás que estamos cerca tuya somos muy afortunadas. Gracias por tu sinceridad.

  • elisa

    Nunca te he considerado una “talibana” porque siempre nos has respetado a todas. Nos une el cariño y la comprensión hacia nuestros hijos, aunque haya matices que nos diferencien.

  • María Isabel Rueda Mateos

    Me alegra tanto que compartas tu experiencia aquí! Gracias porque es enriquecedora.
    Pienso como tú y si formo parte de esta Asociación es porque sé que nació desde el profundo respeto.

  • Rocío

    Gracias Ana por compartir, me he visto reflejada y escribiré sobre mi experiencia con la lactancia por que lo necesito, necesito dejar de sentirme culpable.

  • Yolymattz

    Qué alentadoras tus palabras, gracias por compartir tus experiencias – con las que me siento muy identificada. Tenemos que recordar que tan solo es el cuerpecito de nuestros bebés el que necesita leche (materna o no). También hay que “alimentarles” el alma, con amor, alegría, equilibrio emocional, y eso no lo podemos transmitir si nos sentimos frustradas.
    El concepto de “mala madre” no existe. Hay personas que no han evolucionado tanto como otras, pero no es de nadie el derecho de juzgar a los demás.
    Un fuerte abrazo a todas.

  • Marioli Wachtendorff Cuevas

    Querida Mama quiero decirte que soy terapeuta natural e hice una investigación de la leche de vaca, con el proceso de pasteurizacion le matan todos los nutrientes e incluso produce osteoporosis y recomiendo que debes darle lo mas que puedas leche materna, porque es un regalo para toda la vida para tu bebe ya que lo nutre muy bien y le sube las defensas, evita darle azúcar y sal refinada son demasiado dañinas, lo mejor es endulzar con miel y utilizar muy poca sal de mar, y cuando ya no tengas leche materna dale lechada de almendras , tienen mucho calcio, jugos de fruta y verduras, así tendrás un hijo sano e inteligente. Un abrazo con mucho AMOR.

  • andrea

    que experiencia la que has pasado y me alegro que esta experiencia te permita ser mas comprensiva con los demas; yo soy madre primeriza y en estos mômentos estoy tratando de decidirme si pasar à là lactancia mixta porque por un lado quisiera que mi esposo pu diesel compatir El momento de toma de leche de mi bebe pero por otro lado una parte de mi no quiere parar la lactancia es que me siento bien de tnr à mi bebe en brazos es demasiado tierno ese mômento aunq confieso que a veces me siento super cansada por ahora no trabajo porque debo hacer mi ultimo ano de la universidad El cual lo hare X correspondencia pq qiiero ver como mi hijo crece dia à dia à pesar de que hay dias que qui sera salir corriendo jajajajaaj. … pero sin duda es normal la maternidad te cambia la vidaa y toma tiempo acostumbrarse; lo que quiero decir con todo esto es que no se que decision tomar si continuar cons la lactancia ô hacher la mjxta ESTOY CONFUNDIDA Y tu he buskado infor sobre como funciona la lactancia mixta ….
    me encanto leer tu historia me senti identificada en ciertas frases
    besos suerte
    andrea